Entradas

Mostrando entradas de abril, 2009

El amor

El amor es una de las fuentes de mayor bien para el ser humano pero a su vez una mala relación puede generar grandes conflictos internos y un gran daño para la persona. Por esta razón, cada día debemos aprender a querer más y mejor a los demás aprendiendo a aceptarles tal y como son.

No existe la persona perfecta aunque a veces nos empeñemos en buscarla o nos frustremos porque creemos que pesa más lo negativo que lo positivo en la balanza de virtudes y defectos del prójimo. Sin embargo, ahí está la clave del camino hacia la actitud mental positiva en lo referente a las relaciones personales: debemos apreciar las cualidades positivas de todos aquellos que nos rodean y aceptar los defectos por una sencilla razón: porque todos los tenemos. En cualquier caso, nunca debemos olvidar que cada persona es única e irrepetible.

El amor puede generar distintas emociones; cuando una persona posee el bien amado siente alegría, sin embargo, en su ausencia siente tristeza (así sucede en el amor no co…

QUÉ ES EL PLACER

El placer es una realidad conveniente a la naturaleza sensible del ser humano. El hombre tiene cinco sentidos externos: vista, gusto, olfato, oído y tacto. Por tanto, si el placer es el bien conveniente al sentido, por el contrario, el dolor es la lesión en el sentido del tacto. Por ejemplo, una caricia agrada mientras que un golpe hiere.

Los animales también sienten placer, sin embargo, en el ser humano el placer también puede producir gozo. Por ejemplo, a través de una caricia una persona no sólo siente deleite en la piel sino que también se complace interiormente porque se siente querida.

Y es que no sólo existe placer en el orden de la sensibilidad sino también en el intelecto. La diferencia entre ambos tipos de placer es que el placer corporal es breve y dura un instante, sin embargo, el placer intelectual producido por el deseo de aprender, no sólo no tiene límite de tiempo ya que todo lo aprendido queda en la memoria sino que además es beneficioso para el ser humano. En cambio…